Como cuidar los dientes de tu hijo

17, Mar, 2015 en Odontología

bebe_cepillo.jpgLo que más les preocupa a los padres es que sus hijos gocen de buena salud y que tengan una buena salud bucodental puede ser la clave para prevenir problemas más serios que dañen o perjudiquen su organismo. Hoy a las puertas de la celebración del Día del Padre vamos a daros una serie de consejos que os ayuden a controlar la salud bucodental de los pequeños de la casa.

- Lo primero es tener un estricto control durante el periodo de dentición de su bebé. Los niños lo pasan muy mal cuando nacen sus primeros dientes y como padres debemos ayudarles a calmar ese dolor limpiando la zona para evitar que se acumulen bacterias y con mordedores fríos que calmen la inflamación de las encías.

- Una vez que salen sus dientes hay que limpiarlos, incluso aunque estén lactando. Cuando son muy pequeños lo mejor es envolvernos el dedo con un trapo húmedo e ir frotando cada pieza y las encías suavemente y con agua abundante.

padre_e_hijo_2.jpg- Deben empezar a utilizar el cepillo de dientes cuanto antes, lo mejor es a partir del primer año. Al principio lo harán sin pasta pero cuando cumplan los tres ya le podremos aplicar un dentífrico especial para niños. Debemos dejar que lo hagan ellos, aunque como padres debemos estar nosotros controlando para que no se dejan ninguna pieza sin limpiar.

Es fundamental en convertir el hábito del cepillado en algo divertido, en un momento de convivencia entre padres e hijos. Para ello poner música o utilizar colgadores, cepillos o aplicadores de dentífrico de animales o personajes de dibujos animados puede ayudarnos.

- Visitar al dentista de forma periódica. La primera visita se debe hacer una vez que el niño tiene toda su dentadura, para que el especialista compruebe la calidad de sus dientes y vea que todo va correctamente. Si todo va bien no habrá que volver hasta que se produzca la dentición definitiva. Será a partir de ese momento en el que habrá que hacer al menos una revisión al año para controlar la posición de las piezas, la aparición de caries y para fortalecer el esmalte con tratamientos de fluorización.

- Cuidar la ingesta de dulces y golosinas. A un niño no se le puede prohibir comer este tipo de cosas, pero sí es conveniente educarle para que justo después se lave los dientes. De esta forma evitaremos la aparición de caries, uno de los problemas más frecuentes en los niños.